domingo, 15 de agosto de 2010

Abierta una vía para una ley sobre uniones homosexuales en Costa Rica

SAN JOSÉ — La posibilidad de legalizar las uniones civiles entre personas del mismo sexo quedó abierta en Costa Rica, después de que la Corte Constitucional prohibiera la convocatoria a un referendo que buscaba cerrarles el paso.

La Sala Constitucional de la Corte Suprema, conocida popularmente como Sala Cuarta, determinó el martes que "los derechos de las minorías que surgen de reivindicaciones contra-mayoritarias no pueden ser sometidos a un proceso de referéndum donde se imponen las mayorías".

En tal sentido, "las personas que tienen relaciones con una del mismo sexo son un grupo en desventaja y objeto de discriminación, que precisa del apoyo de los poderes públicos para el reconocimiento de sus derechos constitucionales o infraconstitucionales", señaló el fallo, aplaudido por las organizaciones de homosexuales.

Autorizada por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), una organización ligada a entidades religiosas había recolectado 150.000 firmas para pedir la convocatoria a un referendo, con el fin de sepultar por esa vía un proyecto de ley que busca reconocer algunos derechos a las parejas homosexuales.

Entre éstos figuran los derechos gananciales, la extensión del seguro de salud a la pareja y el derecho de visita en los hospitales, en caso de hospitalización de uno de los convivientes.

Sin embargo, la Sala Cuarta ordenó suspender la consulta, que se iba a realizar simultáneamente con los comicios municipales del 5 de diciembre, y advirtió al TSE que el tema es resorte del Congreso.

"Éste es un gran paso que da la Sala Cuarta, un fallo que marca jurisprudencia no solamente para la población gay, sino para todas las minorías porque afirma el principio de que éstas no pueden ser sometidas a un trato cruel e inhumano", afirmó a AFP Abelardo Araya, presidente del Movimiento Diversidad, que agrupa a homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales.

La defensora de los Habitantes, Ofelia Taitelbaum, declaró que "esta resolución marca un importante precedente en el respeto a los derechos humanos, ya que deja claro que la figura del referendo no puede ser usada para decidir sobre los derechos que están garantizados en la Constitución y en los instrumentos internacionales ratificados por el Estado costarricense".

La Iglesia Católica, que respaldaba el referendo, afirmó que el fallo no resolvió "el tema de fondo".

"Hemos vuelto al lugar de donde salimos, porque el tema de fondo no está resuelto", dijo el canciller de la Curia Metropolitana de San José, Mauricio Granados, y agregó que la iglesia seguirá predicando en contra de las uniones homosexuales, "que es lo que dice la palabra de Dios".

El fallo traslada el tema al terreno del Congreso, donde diputados de varias fracciones políticas declararon que ven con buenos ojos la reactivación de un proyecto de ley que conceda derechos a estas parejas.

Los dos principales partidos de oposición, Acción Ciudadana (PAC) y Movimiento Libertario (ML), adelantaron su anuencia a revivir la iniciativa, mientras que el gobernante Liberación Nacional (PLN) prometió analizar el tema antes de adoptar una postura.

"En esta nueva etapa de la lucha, usaremos la misma estrategia que usamos para derrotar el referendo: el uso del diálogo y la razón", afirmó Araya.

El activista dijo que han programado varias actividades para ampliar la discusión del tema, incluida una visita al país -en fecha aún no precisada- de María Rachid, presidenta de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada