sábado, 29 de mayo de 2010

ACUSAN A MAESTRA LESBIANA DE ABUSAR DE ALUMNA DE 12

MARCO LEANDRO
mleandro@diarioextra.com

La maestra de apellido Vargas, acusada de abusar de una alumna de 12 años, ayer rechazó los cargos y aseguró que se trata de homofobia y venganza porque ella es muy eficiente.
“Yo sí soy lesbiana pero no soy agresora sexual. Siempre la gente hace la asociación de que las lesbianas somos agresoras sexuales y eso no es cierto. Insisto, señores jueces, soy lesbiana pero no soy agresora”, dijo ayer en el juicio oral y público una maestra de apellido Vargas, acusada de abusar de una alumna de 12 años.

El debate se inició ayer con la lectura de la acusación a cargo de la fiscal Andrea Víquez, donde actúan como jueces Francini Quesada, Didier Mora y Gustavo Jiménez.

La defensa está a cargo del jurista Edgardo García, auxiliado por el consultor Willy Hoffmeister, famoso psicólogo clínico.

Según la acusación, Vargas aprovechó que un día no especificado de julio de 2003 estaba sola con la niña en el aula integrada para proceder a tocarle los senos y las partes íntimas.

Sin embargo, no fue hasta 22 días después que fue interpuesta la denuncia y a Vargas se le puso en conocimiento de los hechos acusados. En un centro educativo de la Uruca el suceso fue todo un escándalo, unos a favor y otros en contra de la maestra y de la niña.

A la alumna la fiscalía le dio toda la atención psicológica para determinar si su historia era creíble y así fue efectivamente.

Los hechos ocurrieron en julio de 2003, cuando la niña tenía 12 años, pero en la actualidad es mayor de edad.

Pese a que la mayoría de los acusados se abstiene de declarar en este tipo de casos, Vargas rompió la regla y durante el primer día dio una extensa declaración. Se sometió al interrogatorio de todas las partes, incluidos los jueces, quienes le hicieron preguntas incómodas.

Vargas dijo que el día que supuestamente ocurrieron los hechos acusados no pasó nada trascendental, solo una discusión entre ella y otra maestra que trató mal a la niña.

Agregó que en un conflicto porque la niña debía entregarle una comunicación a su mamá, otra maestra le dijo que era una barbaridad que los niños ahora quieren hacer lo que les da la gana.

“Le comenzó a hablar en voz alta y a gritarle. Le dijo: ‘Usted está muy pequeña para hacer lo que le ronca el culo’, por eso la niña se puso a llorar desconsoladamente. Se puso muy ofuscada, por lo que tuvo que ser atendida por otra educadora”, recordó.

Agregó que eso le pareció una grosería y una vulgaridad.

Para Vargas, la alumna la acusa porque una vez le acomodó el cuello de la blusa, aunado a que el padre abusó de ella el año anterior.

Comentó que quizá todo es una venganza porque ella es muy eficiente y las personas identifican a las lesbianas como agresoras sexuales, lo que no es cierto.

“En la escuela había un ambiente de homofobia. Puede ser que como algunos decían que yo soy lesbiana y uso el pelo corto, la niña hizo la asociación o hay una memoria implantada en ella”, explicó.

El lunes los jueces escucharán el testimonio de la ofendida y el martes a otros testigos; el debate se reiniciará el 10 de julio en los Tribunales del Segundo Circuito Judicial de San José, en Goicoechea.


Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada