martes, 18 de mayo de 2010

Gays y lesbianas rechazados por sus familias, más proclives al suicidio.

Preocupante noticia que nos obliga a seguir en la lucha firme contra la homofobia. La falta de apoyo familiar también incide en las probabilidades de contraer VIH o consumir drogas. La investigación fue realizada por la Universidad de California.

Las personas homosexuales que no encuentran compresión ni contención en su entorno familiar tienen más posibilidades de suicidarse, según un estudio de la Universidad de California difundido por la revista Pediatrics.

La investigación, a cargo de Caitlin Ryan, revela que con un elevado rechazo por parte de la familia hacia la orientación o identidad sexual del hijo, las posibilidades de que el joven consuma drogas y de que contraiga el VIH se multiplican por tres.

En este sentido, demuestra que los jóvenes homosexuales o transgénero que fueron rechazados por su familia debido a su identidad “tenían una autoestima mucho más baja, contaban con menos personas a las que pedirles ayuda y estaban más aislados” que aquellos que sí contaban con la aceptación.

Sin deseos de formar familia

La investigación agrega que es más probable que los jóvenes homosexuales y transgénero cuyas familias los han apoyado formen una familia en el futuro. Así, los datos muestran que de aquellos que no han sido “nada aceptados” el 90 por ciento no desean ser padres y “sólo uno de cada tres” piensa que será feliz de adulto.

“Qué grave es cuando son el propio padre, madre, abuelos, los que marginan a los niños LGBT”, apunta la presidenta de la Asociación de Madres y Padres de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales (AMPGYL), Esther Nolla i Miró. “Cambia, escucha y sobre todo infórmate” es el mensaje que ha lanzado a los padres que se encuentran en esta situación, que, según ha indicado, cuando se enteran de la orientación o identidad sexual de sus hijos, “acuden a la asociación con un disgusto”.

En cuanto al momento en que los niños se dan cuenta de que se sienten atraídos por personas de su mismo sexo, el informe indica que esto suele suceder a los 10 años -un promedio de edad más bajo con respecto a los años setenta- y que el momento en que se identifican es a los 13 años -también una edad inferior a la registrada en los setenta, cuando la identificación se producía, según el estudio, en torno a los 20 años.

Con información de Europa Press

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada